Tecnología

¿Cómo ver la lluvia de estrellas?

¿Cómo ver la lluvia de estrellas?

Por lo tanto, cuando la Tierra atraviesa esta zona, los meteoroides se desintegran al entrar en la atmósfera terrestre a gran velocidad como estrellas fugaces. A diferencia de los cometas de hielo, que producen la mayoría de las lluvias de meteoros, en esta ocasión, provendrán del asteroide 3200 Faetón, mismo que se acercará demasiado al sol, provocando que el calor queme los residuos polvorosos, generando una cola de grava.

Pero para todo aquel que pueda mirar al cielo, una luna tenue y un cielo despejado contribuirán a observar la lluvia en todo su esplendor, aseguran los expertos quienes aconsejan buscar un sitio oscuro, apartado de la iluminación de las grandes urbes.

Las Gemínidas se originan de la constelación Géminis, por lo que tendrás que fijarte hacia el suroeste.

Así, las Gemínidas alcanzarán su punto máximo hoy jueves por la noche hasta la madrugada del viernes, pero previamente algunos ya han sido testigos del paso de meteoritos en el cielo esta semana si bien son visibles desde el pasado 4 de diciembre.

Como sea que lo llames, este fenómeno será el último de su tipo en 2018, de acuerdo a la Administración Nacional Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés). "Sin embargo, las primeras lluvias no fueron tan notables, con solo de 10 a 20 meteoros visibles por hora", explica la NASA. También puede ser que esos restos sean antiguos y pertenezcan a un tiempo en que sí fue cometa.

"Encuentra el lugar más oscuro que puedas y dale a tus ojos unos 30 minutos para que se adapten a la oscuridad".

La hora en la que se podrá apreciar con mayor intensidad será después de las 2 de la madrugada, cuando la constelación de Géminis se encuentre alta en el cielo, y la luna se encuentre en su fase creciente, poniéndose en el horizonte alrededor de la medianoche.

Pero Faetón, desde su descubrimiento, ha sido considerado un extraño objeto de color azul que, si bien se tiene constancia de que se trata de un asteroide rocoso muy particular, se comporta como un cometa en su órbita.

Aunque eso es claro para los científicos, no lo es el origen de Faetón.