Global

Dan Último Adiós al Expresidente George HW Bush

Dan Último Adiós al Expresidente George HW Bush

Más de 11,000 personas han presentado sus respetos al expresidente de Estados Unidos George H.W. Bush (1989-1993) en una iglesia de Houston (Texas).

El exmandatario será enterrado detrás de la biblioteca y museo que lleva su nombre en el campus de la Universidad de Texas A&M junto a su esposa Barbara, quien murió en abril, y su hija Robin, quien murió de leucemia a los tres años.

El que fuera secretario de Estado durante su mandato, el republicano James Baker, elogió a su antiguo jefe como "uno de los mejores presidentes", cuya motivación siempre fue "hacer lo mejor" para todo el mundo.

Al inicio de la ceremonia el coro de la iglesia interpretó "Este es mi país" (This is my country), un himno patriótico estadounidense de la década de 1940 que también fue interpretado el día en que H.W. Bush asumió la presidencia.

"Fue el último gran estadista de Estados Unidos", dijo su biógrafo, el historiador Jon Meacham.

Trump y los 4 expresidentes vivos de EEUU dan el último adiós a George H. W. Bush
Con último homenaje, EU despide al ex presidente Bush (Fotos)

Pero antes de viajar a la base Andrews, el coche fúnebre y una larga caravana de vehículos se dirigieron a la Alameda Nacional (National Mall) para pasar por el Monumento de la Segunda Guerra Mundial, en el centro de la capital estadounidense, un gesto de aprobación al servicio del difunto presidente como piloto de la Marina durante la Segunda Guerra Mundial.

Antes del funeral de estado del viernes del fallecido ex presidente, los ex mandatarios Barack Obama, Bill Clinton y Jimmy Carter, y sus esposas conversaron tranquilamente desde sus lugares en la fila principal en la Catedral Nacional de Washington.

La ceremonia, a la que acuden Trump y su esposa Melania y la familia Bush, incluido George W. Bush, 43° presidente de Estados Unidos, comenzó a 11:00 locales, en la capilla ardiente instalada en el Capitolio, en Washington DC. Tampoco el presidente Carter y su esposa, sentados al final de la bancada.

Fue un encuentro incómodo, aunque necesario, en el que el presidente Donald Trump y sus antecesores, quienes le han hecho evaluaciones claramente críticas, compartieron el mismo banco.