Economía

El petróleo bajó 2,7% y cerró en 51,49 dólares

El petróleo bajó 2,7% y cerró en 51,49 dólares

La OPEP y sus aliados, entre ellos Rusia, acordaron el viernes una caída de su producción de 1,2 millones de barriles diarios (mbd) para intentar provocar un alza de precios.

El acuerdo de cooperación alcanzado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus países aliados, entre los que se encuentra Rusia, ha supuesto una sorpresa para el mercado, que se había mostrado escéptico sobre un posible pacto de tanto alcance, de acuerdo al consenso de los analistas consultados por Europa Press.

El precio del crudo acumulkaba un descenso del 30% desde octubre.

El ministro saudita replicó el jueves que Washington 'no está en posición de decirnos lo que debemos hacer'.

"No vamos a exprimir a los consumidores más allá de lo que pueden pagar", dijo, y agregó que, dado que Estados Unidos se ha convertido recientemente en el mayor productor de petróleo, sus compañías energéticas están respirando aliviadas.

Por su lado, Arabia Saudita debía hacer frente a la presión de Estados Unidos, en situación de debilidad después de la indignación internacional que generó el asesinato del periodista crítico con el poder del reino Jamal Khashoggi en el consulado saudita en Estambul.

"Es la primera vez que un presidente de Estados Unidos dice a la Opep lo que tiene que hacer", afirmó. Pero tras horas de conversaciones, la república islámica dio luz verde a la OPEP y Moscú dijo estar dispuesto a recortar más.

Según Maduro, su visita a Rusia permitió cerrar acuerdos para inversiones en Venezuela por 5.000 millones de dólares en materia petrolera y 1.000 millones en el área minera. La Administración de este país tendría que "saber que la Opep no forma parte del departamento estadounidense de Energía", prosiguió. "Creo que Venezuela y Libia también están excluidos", añadió. Estos dos grupos, que representan más de la mitad de la oferta mundial, van de la mano desde finales de 2016 por un acuerdo de limitación de la producción. "Tener la próxima reunión en abril será importante para fines de planificación para acelerar un poco el ciclo", argumentó.

Tironeados entre los bajos precios internacionales y la presión de Donald Trump para que nadie se atreva a tocar el barril, los países de la OPEP intentaban avanzar ayer hacia un recorte de la producción de petróleo para devolverlo a un valor más afín a sus intereses y de los mercados, aunque se esperan duras negociaciones para definir el nivel y el ritmo del cambio.