Global

Francia suspenderá el aumento a combustibles

Francia suspenderá el aumento a combustibles

Desde el inicio de las protestas en Francia, el 17 de noviembre, ya se registran cuatro muertos -en circunstancias accidentales- y centenas de heridos, tras desatarse la represión de la policía del Estado.

El gobierno de Francia suspendió el aumento de impuestos a los combustibles en un intento por calmar la creciente radicalización del movimiento de los "chalecos amarillos".

El primer ministro reconoció en su discurso que los franceses, los manifestantes de los "chalecos amarillos", protestaron porque "aman a su país y quieren que las tasas bajen, que su trabajo sirva para vivir".

En pleno derrumbe de su popularidad (solo 23%), Macron hace frente -sin demasiadas respuestas- a la crisis social y política más grave después de mayo de 1968. El bloque vial de las carreteras costó a las empresas de transporte 400 millones de euros, y la capital sufrió la pérdida de 4 millones de euros cada día.

El movimiento de los 'chalecos amarillos' obtuvo ayer su primera gran victoria en el pulso que le enfrenta al presidente francés, Emmanuel Macron, pero ni siquiera el anuncio de que se congelará la subida de impuestos al carburante parece acallar el clamor.

Con estas acciones, el Ejecutivo francés busca poner fin a la reciente oleada de manifestaciones en contra de las medidas económicas de Macron, las cuales dejaron destrozos en París y otras ciudades del país galo.

El plan incluye la suspensión durante seis meses del alza de un impuesto a los combustibles, la congelación de los precios de la luz y el gas durante el invierno y el abandono de un plan para endurecer las revisiones técnicas de los coches antes del verano. Sobre todo que desde hace unos días se multiplican en las redes sociales convocatorias para nuevas manifestaciones el próximo sábado.

Será Philippe quien anuncie esta "moratoria" y otras medidas destinadas a aliviar las tensiones en un encuentro con su grupo parlamentario en la Asamblea Nacional, informó la agencia de noticias EFE.

Además de la suspensión del alza a las gasolinas, los manifestantes exigen aumentos salariales y a las pensiones, reducción general de los impuestos... y que sea reinstaurado el impuesto patrimonial que se cobraba a las personas más adineradas.

Protestas en París el sábado 1 de diciembre.

Las protestas toman su nombre de los "chalecos amarillos" o "gilets jaunes" de alta visibilidad que los conductores deben tener en sus vehículos por razones de seguridad.

El Gobierno confía en que las concesiones sirvan para rebajar el amplio apoyo al movimiento en la opinión pública.

Éric Drouet, uno de los miembros históricos de los "chalecos amarillos", llamó a intensificar las protestas.