Global

Frigerio: "La nueva reglamentación está lejos de ser una licencia para matar"

Frigerio:

La medida, que entre en vigencia hoy, habilita a la Policía Federal, Gendarmería, Prefectura Naval y Policía de Seguridad Aeroportuaria a disparar sin dar la voz de alto. "Lo que tiene que tener la fuerza de seguridad es la capacidad de accionar para defender a la sociedad, si el reglamento solo le permite defenderse a sí mismo y no defender a terceros, entonces no es policía".

Según las autoridades, el reglamento tiene como espíritu que se utilicen las armas "cuando resultan ineficaces otros medios no violentos".

La resolución considera "peligro inminente" cuando "se actúe bajo amenaza de muerte o de lesiones graves para sí o para terceras personas", o en caso de que "el presunto delincuente posea un arma letal, aunque luego de los hechos se comprobase que se trataba de un símil de un arma letal".

Finalmente, en cuanto a la actividad de la Policía Federal Argentina, se anuló el el Reglamento General de Armas y de Tiro, que disponía que en el caso de fuga no se justificaba el uso de armas y sólo podían usarlas si previamente les disparaban, autorizando al personal policial a abrir fuego solo si el agresor continuaba disparando en su huida y, ante la duda, se fijaba que no se debían efectuar disparos. Las fuerzas federales adecuarán sus reglamentaciones internas a las nuevas disposiciones.

"Se exceptúa de este requisito en aquellas situaciones en las que dicha acción pueda suponer un riesgo de muerte o de lesiones graves a otras personas, cuando se pusiera indebidamente en peligro sus propias vidas o su integridad física, o cuando resultare ello evidentemente inadecuado o inútil, dadas las circunstancias del caso", dice el decreto.

Los policías solo podían "hacer memoria": recordar cómo estaban vestidos los delincuentes o si, por ejemplo, tenían algún tatuaje, para poder identificarles posteriormente.

"Establecimos una normativa objetiva que le va a permitir a las fuerzas de seguridad proteger a la gente y no estar pensando que si toman la decisión que tienen que tomar, van a terminar procesadas o encarceladas", expresó la ministra a Radio Mitre.

El agente de la Bonaerense Luis Oscar Chocobar (31) abrió otra grieta en la sociedad argentina cuando, en diciembre de 2017, intervino tras un asalto en el que el turista estadounidense Joe Wolek fue gravemente herido a puñaladas en el barrio de La Boca.

Sin embargo, los especialistas advierten que la misma va en contra del Código Penal y de normativas internacionales como el "Código de Conducta para los Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley" de la ONU, que forma parte de la legislación nacional a través de la Ley 24.059 de Seguridad Interior, y refiere al uso de armas de fuego como una medida "excepcional y extrema".

"Este principio se aplicará cuando se presuma verosímilmente que el sospechoso pueda poseer un arma letal".