Global

Violentas protestas en París dejan 287 detenidos y 110 heridos

Violentas protestas en París dejan 287 detenidos y 110 heridos

El ministro del Interior, Christophe Castaner, y el secretario de Estado del ministerio del Interior, Laurent Nuñez, deberán comparecer ante el Senado, en manos de la derecha, el próximo martes.

Violentos disturbios afectaron al centro de París, generada por parte de los manifestantes que incendiaron vehículos y destruyeron locales comerciales, además de hacer rayados en el Arco del Triunfo.

Ayer, al volver al país después de su paso por Buenos Aires para el G20, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, le pidió al primer ministro que se reúna con los líderes del arco político y representantes de los chalecos amarillos para tratar la crisis que vive el país.

Otros alborotadores removieron las vallas que protegen la Tumba del Soldado Desconocido, el cenotafio en honor a los militares muertos en la Primera Guerra Mundial, para colocarse bajo la llama eterna y entonar el himno nacional francés, pero rápidamente fueron dispersados.

Pero las manifestaciones desembocaron en una serie de choques incesantes con las autoridades y generaron graves destrozos en París, donde más de 5.500 personas se manifestaron en los Campos Elíseos y se arremolinaron en el Arco del Triunfo.

Las imágenes de televisión mostraron el interior del monumento saqueado con una estatua de Marianne, un símbolo de la república francesa, destrozada, y el graffiti extendido en el exterior, desde lemas anticapitalistas hasta demandas sociales, según France 24.

Fue la tercera semana seguida de disturbios en París que involucra a activistas vestidos con los chalecos amarillos del nuevo movimiento de protesta.

EFE  EPA  YOAN VALAT
EFE EPA YOAN VALAT

Los "chalecos amarillos" sigue teniendo un apoyo alto, con siete de cada diez personas respaldando su protesta, según una encuesta de Harris Interactive realizada después de los disturbios del sábado.

La llamada revuelta de los "chalecos amarillos" pilló a Macron por sorpresa cuando estalló el 17 de noviembre y supone un enorme reto para el mandatario de 40 años, que intenta superar un desplome en su popularidad por unas reformas económicas consideradas favorecedoras para los ricos.

La policía usó hoy gases lacrimógenos y cañones de agua contra cientos de manifestantes que quemaron maderas y hasta hicieron pintadas en uno de los monumentos parisinos más emblemáticos.

La violencia en París fue de "una gravedad sin precedente", dijo el domingo el prefecto de policía, Michel Delpuech.

El domingo por la mañana, Macron visitó el Arco de Triunfo y las avenidas cercanas que estaban cubiertas de basura y escombros debido a los desórdenes.

El movimiento, cuyos miembros abarcan todo el espectro político, no tiene un liderazgo claro, lo que complica aún más las conversaciones para el Gobierno.