Tecnología

Voyager 2: La NASA anunció que la nave abandonó el Sistema Solar

Voyager 2: La NASA anunció que la nave abandonó el Sistema Solar

Lo que sea que Voyager 2 encuentre fuera de la heliosfera se sumará a sus contribuciones a la investigación espacial que ya cuentan con sus visitas a Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, el descubrimiento de 16 lunas además de fenómenos como la misteriosa Gran Mancha Oscura de Neptuno y las grietas en la capa de hielo del satélite de Júpiter, Europa. Una frontera denominada heliopausa, donde el débil viento solar en esa zona se encuentra con el medio interestelar frío y denso.

La primera vez que sucedió esto, fue cuando la sonda Voyager 1 salió de la heliosfera en el mes de agosto durante el 2012, ambas sondas fueron lanzadas en el año de 1977.

"El Voyager 2 ahora está a un poco más de 11,000 millones de millas (18,000 millones de kilómetros) de la Tierra". La información que envía a nuestro planeta viaja a la velocidad de la luz y tarda en llegar 16,5 horas, en comparación con la luz del Sol, que tarda unos 8 minutos en alcanzarnos.

De acuerdo con la NASA, el Voyager 2 aún esta equipado con el instrumento de Ciencia Plasma (PLS), con el cual podrá transmitir información de la heliosfera y del Sistema Solar a la Tierra. Y el PLS usa precisamente la corriente eléctrica del plasma para detectar la velocidad, la densidad, temperatura, presión y flujo del viento solar.

Ese día, el flujo constante de partículas emitidas por el Sol que venían siendo detectadas por la sonda cayó repentinamente.

"Momentos muy diferentes, lugares muy diferentes, características similares", dijo Ed Stone, físico del Instituto de Tecnología de California y científico del proyecto para la misión Voyager, antes del anuncio. "Aunque la Voyager cruzó la heliopausa en 2012 lo hizo en un lugar y tiempo distinto y sin los datos del plasma. Así que estamos viendo cosas que nadie ha visto antes ".

Según informa la propia agencia norteamericana, el objetivo de las naves es tener una visión detallada sobre cómo la heliosfera reacciona al viento interestelar.

La NASA también está preparando una misión adicional, la próxima sonda de aceleración y mapeo interestelar (IMAP), que se lanzará en 2024, para capitalizar las observaciones de los Voyagers.

Ni Voyager 2 ni Voyager 1 han dejado el Sistema Solar. Para abandonarlo, tendrían que superar la Nube de Oort, una colección de objetos espaciales bajo la influencia gravitatoria del Sol. Se desconoce cuánto mide esta región, aunque se estima que empieza en unas 1000 unidades astronómicas (una unidad astronómica es la distancia del Sol a la Tierra) y se extiende al menos hasta unas 100.000 UA. Sus cinco años de vida útil se han extendido a 41 años, lo que hace de Voyager 2 la misión más larga de la NASA.

Sin embargo, a medida que la misión de la sonda 2 continuaba, resultaron posibles los sobrevuelos adicionales de los dos planetas gigantes más externos, Urano y Neptuno.

A medida que la nave espacial volaba a través del Sistema Solar, se utilizaba la reprogramación por control remoto para dotar a los Voyager con mayores capacidades que las que tenían cuando abandonaron la Tierra.

Por ello, la misión del Voyager 2 de la exploración de apenas dos planetas se convirtió en la de cuatro.