Tecnología

¿Dónde puedes ver el eclipse más largo del siglo? Aquí te decimos

¿Dónde puedes ver el eclipse más largo del siglo? Aquí te decimos

Aunque la hora en que se ha producido el fenómeno, coincidiendo con el momento en que el astro aparecía, bajo, sobre el horizonte, y la calima en plena ola de calor mediterránea, ha dificultado mucho la observación del fenómeno, por ejemplo, en gran parte de Catalunya.

Por eso, si quieres seguir en directo este evento tan peculiar que nos regala la astronomía, puedes seguir nuestras recomendaciones y no perder detalle del Eclipse total de Luna. Lamentablemente, precisamente cubierto por la calima que enturbiaba su visión.

El eclipse solo será visible —parcial o totalmente— en la mitad del mundo: podrá verse desde África, Europa, Asia y Australia.

Este será el fenómeno más largo del siglo y para tener una dimensión de ello, como ejemplo, el eclipse solar que se vio en varios estados de EEUU el pasado 21 de agosto de 2017 el Sol cubierto de sombra duró apenas 2 minutos y 40 segundos. Esta fase, denominada fase de "totalidad", durará casi una hora y tres cuartos (103 minutos), lo que constituirá el eclipse de Luna más largo del siglo XXI.

Los mejores situados para disfrutar del espectáculo serán los habitantes de África, Medio Oriente e India.

La noche del eclipse también se combinará con el fenómeno conocido como "luna de sangre", nombrado así por el color rojizo que adquiere el satélite.

La Luna emergerá en buena parte de España totalmente eclipsada.

El espectáculo fue inédito debido a que el alargado eclipse lunar total coincidió con un difícil alineamiento de planetas que dejó a Marte en su posición más próxima a la Tierra desde 2003, por lo que el cuarto planeta del sistema solar pudo ser visto como un punto muy brillante casi que en el mismo plano que la luna eclipsada. La órbita de la luna hace que -a veces- esté a una distancia aproximada de 350 mil kilómetros desde la Tierra, y en otras, a 400 mil kilómetros.

Esta capa de la Tierra, que actúa como una lente, desvía todos los componentes de la luz del Sol, excepto la rojiza, que sufre "un menor desvío" y tiñe la faz de la Luna.