Economía

En China prefieren los iPhone de segunda ante crisis de Apple

En China prefieren los iPhone de segunda ante crisis de Apple

Este es el primer profit warning de Apple desde el 2002 y la primer advertencia llevada a cabo por la compañía desde que salió el primer iPhone en 2007.

Apple culpó a una serie de factores por la reducción de la orientación, incluida la debilidad en la economía de China y los ingresos decepcionantes del iPhone.

El índice paneuropeo STOXX 600 bajaba un 0,7% y se unía a las ventas masivas en Asia.

La baja venta en China, según Apple, es consecuencia de fricciones comerciales entre Washington y Pekín, entre las que destaca la aprehensión en Canadá (a instancias de Estados Unidos) de Meng Wanzhou, jefa de finanzas de Huawei.

SK Hynix, fabricante de memorias para Apple, bajó 4,8% en Seúl mientras que Samsung Electronics, que produce chips y pantallas, descendió 3%. Las tecnológicas aglomeradas en el nasdaq composite marcan un fuerte descenso de 2,78%, a horas del arranque de la jornada bursátil.

Cook afirmaba en su carta que los ingresos del primer trimestre del ejercicio fiscal 2019 de Apple, periodo que se cerró el pasado 29 de diciembre y del que todavía no se han publicado datos, estarán en el entorno de los 84.000 millones de dólares, casi 74.000 millones de euros, y no entre 89.000 y 93.000 millones de dólares como se había pronosticado anteriormente. Y es que Tim Cook, el propio CEO de la manzana mordida, indicó que la economía local de China perdió velocidad en la segunda mitad del 2018, lo que creó "tensiones fiscales" (en referencia a las nuevas tarifas de aranceles de importación de Estados Unidos), y "una gran incertidumbre en el mercado". Sin embargo, el lanzamiento el año pasado de su teléfono más caro hasta la fecha -con un precio de venta de 9,599 yuanes (1,397 dólares)- coincidió con una desaceleración económica y del mercado de teléfonos avanzados.

La actualización sugirió una cifra decepcionante para las ventas de iPhone, el principal impulsor de los ingresos y ganancias del gigante tecnológico de California.

"Aunque esperábamos algunos desafíos en mercados emergente clave, no previmos la magnitud de la desaceleración económica especialmente en la Gran China", escribe el ejecutivo, quien reemplazo a Steve Jobs tras su muerte hace más de 7 años.

De cualquier manera, Tim Cook se muestra positivo y considera que el futuro de la compañía en China es prometedor, incluso, argumenta, los resultados positivos en el país asiático incluyen un nuevo récord de ingresos por Servicios, y la base instalada de dispositivos también creció durante el último año.