Global

Los demócratas toman el control del Congreso de los Estados Unidos

Los demócratas toman el control del Congreso de los Estados Unidos

Con un número récord de mujeres y representantes electos de minorías, el 116° Congreso de los Estados Unidos se reunió por primera vez al mediodía: 435 nuevos miembros de la Cámara de Representantes, ahora controlados por los demócratas, y 100 senadores en el Senado, que permanece bajo control republicano.

Este no será el caso (a partir de ahora): "la supervisión del Congreso al Gobierno es nuestra responsabilidad", advirtió Pelosi en una entrevista que publicó el diario USA Today.

El nuevo Congreso va tener una vocación unificadora y va a "debatir y hacer avanzar las buenas ideas, sin importar de donde vengan", de acuerdo con Pelosi, según los extractos de su discurso publicado con antelación.

El plan demócrata tiene dos partes. "[El muro fronterizo] lo deberían haber hecho todos los presidentes que me precedieron y ellos lo saben", afirmó.

"Espero que trabajemos juntos y que logremos hacer muchas cosas, en infraestructura y mucho más".

Antes de la aprobación, Trump ingresó a la sala de rueda de prensa y exigió que se asigne un paquete cinco mil 700 millones de dólares para construir el muro en la frontera con México, sin embargo los demócratas se niegan a respaldar su propuesta. La resolución acusa a Trump de "amenazar, y luego de despedir" a Comey porque sabía que el FBI estaba investigando al entonces Asesor de Seguridad Nacional Michael Flynn y "conduciendo una o más investigaciones sobre la interferencia del estado ruso en la campaña 2016".

Los demócratas proponen, como solución temporal, que se adopte un presupuesto general hasta el 30 de septiembre y otro, hasta el 8 febrero, exclusivo para el departamento de Seguridad Interior.

Bajo el liderazgo de Pelosi y tras recuperar el control de la Cámara Baja, los demócratas tendrán la oportunidad ahora de abrir investigaciones sobre el Ejecutivo a través de distintos comités de esa cámara, como el judicial.

Hasta ahora, Pelosi ha dicho que es contraria a lanzar un proceso de destitución, pero los demócratas sí podrían agitar el clima político concretando su promesa de exigirle al presidente que presente su declaración de impuestos.

"Esta Cámara de Representantes será para el pueblo", dijo Pelosi tras obtener el puesto, según extractos publicados con antelación, "reducir los costos de salud y los precios de medicamentos recetados, y proteger a la gente con enfermedades preexistentes; aumentar el gasto para reconstruir Estados Unidos con una infraestructura verde y moderna, de costa a costa".