Global

Ortega asiste a toma de posesión de Maduro

Ortega asiste a toma de posesión de Maduro

"La declaración adoptada esta mañana por el Grupo de Lima tiene un mensaje político contundente, donde el principal es el no reconocimiento de la legitimidad del nuevo periodo del régimen venezolano", apuntó el canciller peruano, Néstor Popolizio, quien encabezó la reunión.

Las medidas, acordadas con los países del Grupo de Lima la semana pasada, serían de carácter económico y diplomático y estarían dirigidas principalmente al presidente Nicolás Maduro y a los altos funcionarios de su administración.

Perú propuso a inicios de diciembre al Grupo de Lima romper relaciones diplomáticas con Venezuela, cada vez más aislado internacionalmente.

El Grupo de Lima fue creado en 2017, año de protestas contra Maduro que dejaron unos 125 muertos en Venezuela, y está integrado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía.

Debido al enfrentamiento interno, Maduro no jurará ante la Asamblea Nacional (AN, parlamento), como lo establece la Constitución, sino ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

El ministro afirmó que en "Colombia se está avanzando en la concreción" de las anteriores medidas y señaló que con ellas buscan cumplir "los compromisos adquiridos conjuntamente".

Momento de definiciones Maduro dijo que el pueblo venezolano está en un momento de definiciones y culpó a los medios de comunicación internacionales y a sus opositores de convertir una toma de posesión formal, en una guerra mundial.

Rodríguez enfatizó que este jueves 10 de enero el bloque revolucionario, que respalda al mandatario reelecto, lo acompañará en su juramentación y toma de posesión.

También arribó el mandatario cubano Miguel Díaz-Canel; así como Daniel Ortega de Nicaragua y Salvador Sánchez Cerén, de El Salvador.

Asimismo, anotaron que continuarán impulsando las iniciativas de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU), "para coadyuvar al restablecimiento del orden democrático y el respeto de los derechos humanos en Venezuela". Ni la UE ni sus países enviaron representantes.