Economía

Wall Street se hunde arrastrada por Apple, que perdió casi 10%

Wall Street se hunde arrastrada por Apple, que perdió casi 10%

Las acciones de Apple se derrumban hasta 10 por ciento este jueves luego de la revisión a la baja de sus expectativas de ingresos para el primer trimestre del año fiscal 2019, debido a una baja venta de iPhones y a la desaceleración económica en China.

Según los datos de la bolsa, el promedio industrial Dow Jones subió un 3,29% a 23.433,16 unidades, el índice Nasdaq Composite un 4,26% a 6.738,86 unidades, y el índice S&P 500 un 3,34% a 2.531,94 unidades.

El director ejecutivo de Apple, Tim Cook, dijo el miércoles que las ventas del iPhone habían sido socavadas por las "desaceleración económica, especialmente en la Gran China".

Un reporte de CNN sostiene que uno de los principales causantes de este inconveniente que vive Apple es China, y es que es este mercado donde, principalmente, se verían mermadas las ventas, derivado de la guerra comercial entre la potencia asiática y Estados Unidos.

El anuncio generó interrogantes sobre si Apple, primera empresa que alcanzó un valor de mercado de un billón de dólares y hasta hace poco la más valiosa del mundo, está sufriendo un tropiezo o está alejándose de su posición de liderazgo.

Para dimensionar este ajuste en el valor bursátil de la compañía, podemos señalar que equivale a que se hubieran erosionado todas las reservas en dólares del banco central mexicano, que al cierre de 2018 totalizaron los 175,000 millones de dólares, más 76,000 millones adicionales, de ese tamaño es el desplome.

La compañía pronosticó US$84.000 millones en ingresos para el primer trimestre fiscal, que terminó el 29 de diciembre, menos que la estimación de los analistas de US$91.500 millones, según datos de IBES de Refinitiv.

Cook no matizó, sin embargo, qué modelos de iPhone fueron los que se activaron el día de Navidad, lo que llevó a varios expertos a especular si, en lugar de tratarse de sus aparatos nuevos y más caros, podría tratarse en su mayoría de modelos más antiguos y todavía muy populares como el iPhone 7 o el 8. Apple ha mantenido una política demasiado conservadora con los terminales de este año, ya que no solo no introducen cambios importantes a nivel de diseño, sino que además tampoco incluyen nuevas funciones que marquen la diferencia frente al iPhone X lanzado en 2017.

Apple también destacó el crecimiento de 19% fuera del segmento del iPhone, incluyendo récords en servicios, wearables (Apple Watch y AirPods) y Mac.