Deporte

Acusan a Qatar de sobornos a FIFA por el Mundial 2022

Acusan a Qatar de sobornos a FIFA por el Mundial 2022

El Mundial fue adjudicado el 2 de diciembre de 2010 cuando Joseph Blatter presidía la FIFA y antes de que estallara el escándalo del FIFAGate, en mayo de 2015.

Catar ofreció, de forma secreta, 400 millones de dólares (355 millones de euros) a la FIFA 21 días antes de que el organismo decidiera que la Copa del Mundo de 2022 se celebraría en el país asiático.

La oferta se refería a la compra, por parte de Al Jazeera, de los derechos televisivos de los derechos de los Mundiales de 2018 y 2022 (unos 133,4 millones de euros por cada uno), pero incluía una cláusula por la cual se abonarían otros 89 millones de euros si el Mundial de 2022 se disputaba finalmente en Qatar.

La oferta es una violación a la normativa de la FIFA que impide que entidades vinculadas con los candidatos realicen ofertas mientras se escoge la sede: Al Jazeera es propiedad del emir de Qatar, quien también fue el líder de la candidatura para organizar la Copa del Mundo. Tres años después, en 2013, Qatar habría presentado otra oferta secreta de 480 millones de dólares (427 millones de euros) a la FIFA por los derechos de televisión, poco antes de que la FIFA diera por concluida su investigación por corrupción en el proceso de elección de la sede del Mundial y suprimiera sus conclusiones. En los documentos también se muestran involucrados Nasser Al-Khelaifi, presidente del PSG, el grupo bein Media y Qatar Sports Investments.

De momento se conoce que dichos pagos, así como los contratos y bonos pactados, estarían siendo investigados por la justicia de Suiza, los que de comprobarse podrían desatar una nueva batahola en el deporte mundial. De acuerdo a expertos que dialogaron con The Times, la cifra es cinco veces mayor que la usualmente pagada en el pasado por derechos similares en esa zona geográfica.