Deporte

Derroche de sensualidad y creatividad en el carnaval de Río de Janeiro

Derroche de sensualidad y creatividad en el carnaval de Río de Janeiro

Entre ellas las famosas passistas, las divas de los desfiles cuyos contratos suman cada vez más ceros y los cotizados carnavalescos (coreógrafos) que se venden al mejor postor, dejando atrás la tradición del trabajo de barrio, que era el que caracterizaba la esencia real de cada escuela.

El capitán de la selección brasileña llegó hacia la media noche del domingo al sambódromo de Río de Janeiro para asistir a la segunda noche de desfiles de las escuelas de samba del llamado Grupo Especial, la mayor atracción del carnaval en Brasil y considerado el mayor espectáculo del mundo al aire libre.

La Escuela Estácio de Sá integra el grupo A del Carnaval de Río de Janeiro junto a Unidos de Bangu, Renascer de Jacarepaguá, Unidos de Porto de Pedra, Império de Tijuaca, Académicos de Cubango.

Es el primer carnaval desde que el ultraderechista Jair Bolsonaro fue elegido presidente, impulsado por una onda conservadora y grupos evangélicos neopentecostales que no suelen comulgar con los excesos carnales de esta fiesta popular.

- Mujeres, indios, tolerancia religiosa - El plato fuerte de este domingo es la vigente campeona, Beija-Flor.

Entre ellos recuerda a la concejal negra Marielle Franco, firme defensora de los derechos humanos en las favelas de Rio, acribillada a balazos en marzo del año pasado, un crimen que conmocionó a Brasil y que aún no fue resuelto por las autoridades.

La creatividad y la originalidad que se vio en los disfraces destacaron en cada una de las secciones que conformaron el desfile, sobresaliendo la dedicada a Oxum, la diosa del amor, y la que rindió homenaje a Francia, un ala cuyo vestuario fue elaborado en colaboración con el diseñador Jean Paul Gauthier.

La vicecampeona Paraiso de Tuiuti, que el año pasado fustigó el racismo y retrató al entonces presidente Michel Temer como un vampiro -una crítica a su reforma de los derechos laborales-, este año mantiene el tono de crítica política pero con toques de humor, contando la historia de un personaje folclórico del noreste del país, el chivo Io Io.

Por tercer año consecutivo, los grupos de samba enfrentan restricciones presupuestarias: la subvención que reciben de la Alcaldía se redujo de 1 millón a 500 mil reales. Luego estuvo en París, donde el 5 de febrero celebró su 27º aniversario, en muletas, con una gran fiesta.

Están previstos unos 498 desfiles de este tipo, 15% menos que en 2018, cuando fueron 608.

El tradicional Cordao de Bola Preta, por su lado, volvió a congregar más de un millón de personas en el centro de la ciudad, en su desfile número 101.