Economía

Obispos no estarán en diálogo gobierno-oposición — Nicaragua

Obispos no estarán en diálogo gobierno-oposición — Nicaragua

Los garantes internacionales tendrán como misión velar por el cumplimiento de lo acordado.

En este nuevo formato las delegaciones tanto del Gobierno de Reconciliación y de Unidad Nacional, como se define, y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que reúne a varias organizaciones patronales y políticas, acuden con delegaciones más reducidas.

Dentro de los acuerdos anunciados, se establecieron las normas de comunicación y divulgación, horarios, entre otros aspectos de logística.

Estas reglas, conocidas como "la hoja de ruta" de la negociación, son esenciales para que el gobierno y la oposición puedan comenzar a discutir "la agenda" que los llevó a volver a la mesa de diálogo, según el comunicado.

Versiones de prensa atribuidas a fuentes próximas a la negociación indican que la negativa del presidente Ortega a aceptar la mediación de los obispos y la presencia de la OEA y la ONU como garantes, pedidos por la oposición, ha obstaculizado el proceso.

Así, la octava jornada del diálogo de este viernes concluyó sin resultados en la sede del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE).

Como testigo acudió únicamente el nuncio apostólico, Waldemar Stanislaw Sommertag.

Esta información se da luego que los representantes de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), decidieran no participar en dichas negociaciones.

Los comicios fueron para elegir a 90 concejales y se desarrollaron en un clima de tranquilidad ciudadana, el mismo que se aspira para todo el país en las negociaciones que transcurren en las afueras de Managua. Los obispos se marcharon del encuentro sin brindar declaraciones.

La Alianza informó que abordaron con el gobierno el retorno de los obispos a la mesa como testigos.

Agregó que será este viernes cuando los obispos conocerán en detalle el contenido y planteamientos de la carta enviada por los negociadores a la CEN por lo que "preferiría esperar el viernes para saber a ciencia cierta lo que dice la carta, (porque) de otra manera no podría emitir un juicio al respecto".

Nicaragua está sumida en una crisis política desde que las protestas que estallaron en abril pasado contra una reforma del seguro social luego se convirtieron en una demanda por la salida de Ortega, en el poder desde el 2007, por la represión que ejercicio contra los manifestantes, que dejó 325 muertos y cientos de detenidos.

Ortega acusó a los obispos de ser parte de un supuesto plan "golpista" de la oposición, por haber propuesto adelantar las elecciones de 2021 a 2019.

La Alianza Cívica ha anunciado que exigirá la liberación de todos los detenidos por protestar contra el Gobierno y el restablecimiento de las libertades, derechos y garantías previstas en la Constitución.

La prolongación de la fase preparatoria para la negociación comienza a despertar suspicacias en sectores opositores.