Global

Un avión con 157 pasajeros se estrella en Etiopía: no hay supervivientes

Un avión con 157 pasajeros se estrella en Etiopía: no hay supervivientes

El accidente ocurrió cerca de Bishoftu, una localidad a unos 50 kilómetros al sur de Adís Abeba. La aerolínea publicó una nueva lista de víctimas entre las que hay 35 diferentes nacionalidades.

El avión, con número de vuelo ET302, tenía previsto aterrizar en el aeropuerto internacional de Nairobi Jomo Kenyatta a las 10.25 hora local (07.25 GMT).

Fallecieron las 157 personas a bordo: 149 pasajeros y ocho tripulantes.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha lamentado el "terrible" accidente del vuelo.

Un comunicado de la oficina del primer ministro etíope ofreció sus "profundas condolencias" a los afectados. Asimismo, la Embajada de España en Etiopía ha facilitado una serie de teléfonos de información, si bien todavía no hay constancia de que viajaran españoles a bodo.

The Office of the PM, on behalf of the Government and people of Ethiopia, would like to express it's deepest condolences to the families of those that have lost their loved ones on Ethiopian Airlines Boeing 737 on regular scheduled flight to Nairobi, Kenya this morning.

La nave volaba hacia la capital de Kenia, Nairobi, según ha confirmado la aerolínea. En la imagen muestran el director general de la compañía entre los restos del aparato.

"Se prestará atención al hecho de que se trata de un avión muy nuevo, del mismo tipo que el involucrado en el reciente accidente de Lion Air y en una fase similar de vuelo, pero se necesitará una investigación detallada y tiempo para establecer la causa", le dijo a la BBC el analista de aviación John Strickland, de la consultora británica JLS.

Ethiopian Airlines, de propiedad estatal y que está considerada ampliamente la aerolínea mejor gestionada de África, se autoproclama la mayor del continente y ambiciona convertirse en su puerta de entrada.

El último accidente registrado de esta compañía sucedió el 25 de enero de 2010, cuando un Boeing 737-800 cayó en el mar Mediterráneo, poco después de haber iniciado su viaje desde Beirut a Adís Abeba, lo que provocó la muerte de 90 personas.

Se pidió entonces a las aerolíneas estadounidenses que actualizaran los manuales de información de vuelo para la tripulación aérea.