Global

Madre del bebé concebido por tres progenitores saluda un "importante adelanto científico"

Madre del bebé concebido por tres progenitores saluda un

Primera vez en la historia médica, un bebé ha nacido producto de tres progenitores.

Esta técnica conocida como transferencia de huso materno (MST, Maternal Spindle Transfer, en inglés) ya permitió, en abril de 2016, que una mujer que sufría del síndrome de Leigh, un problema metabólico hereditario raro, pudiera ser madre de nuevo de un hijo sin esa tara genética.

Una vez conseguida esa transferencia al óvulo "portador", éste fue fecundado in vitro con el esperma del padre y el embrión implantado en el útero de la madre, cuya infertilidad se debió, según la interesada, a un "problema de endometrio".

Una alianza entre las clínicas griegas Institute of Life -con sede en Atenas- y el centro español Embryotools -radicado en Barcelona- llevaron a cabo un nuevo proceso de reproducción asistida a una mujer griega de 32 años, quien sufre de baja respuesta ovárica, había sido intervenida por endometriosis y además se sometió a múltiples intentos fallidos de fecundación in vitro.

Según esta controvertida técnica, el equipo médico grecoespañol dirigido por el embriólogo griego Panagiotis Psathas transfirió el material genético que contiene los cromosomas de la madre al óvulo de una donante, "vaciado" a su vez de su material genético original.

"Como científicos griegos estamos muy orgullosos de anunciar una innovación internacional en la procreación asistida".

Según los médicos, la nueva técnica logra la preservación del material genético de la madre.

El primer caso se dio en México; los óvulos de la madre del bebé tenían una mutación que causaba el síndrome de Leigh y que mató a sus dos primeros bebés.

Sin embargo, el uso de este método para el tratamiento de la infertilidad ha causado algunos cuestionamientos.

Este procedimiento está prohibido en Estados Unidos y el Reino Unido se convirtió en el primer país en aprobar formalmente la técnica en 2015, pero solo en casos raros en los que una pareja corre un alto riesgo de tener un bebé con una enfermedad mitocondrial grave. "Aunque es considerado aceptable para tratar una enfermedad mitocondrial, no lo es en esta situación", detalló en un comunicado.