Global

Multimillonarios franceses dan parte de su fortuna para reconstruir Notre Dame

Multimillonarios franceses dan parte de su fortuna para reconstruir Notre Dame

En este sentido, la multinacional propietaria de marcas como Louis Vuitton, Loewe, Bvlgari o Guerlain se ha comprometido a donar la suma de 200 millones de euros al fondo dedicado a la reconstrucción de la catedral de Notre Dame, "que forma parte de la Historia de Francia".

Por su parte, el magnate francés del arte, François-Henri Pinault, y su padre, François, donarán 100 millones para las obras en la catedral.

"Asimismo, el Grupo LVMH pone a disposición del Estado y de las instancias concernientes todos sus equipos creativos, arquitectónicos, financieros para ayudar en la extensa obra de reconstrucción, por una parte, y para la colecta de fondos, por la otra, que ha sido anunciada", dice el comunicado.

- El empresario francés Francois-Henri Pinault anunció que su familia donará 100 millones de euros (más de 2 mil millones de pesos mexicanos), a través de su compañía de inversión Artémis, para reconstruir la Catedral de Notre Dame, devastada por un incendio este lunes. "Al igual que muchos de ustedes, estoy en shock y sumamente triste al ver que la belleza de Notre Dame se convierte en humo".

Alrededor de las 23:00 -hora de México - medios galos como Le Monde y Le Figaro confirmaron que el incendio estaba bajo control y parcialmente extinguido, citando al portavoz del Departamento de Bomberos de París. El fuego ha convertido en cenizas dos tercios del techo y la aguja central del edificio gótico por completo.

El jefe de la Brigada de Bomberos de París, el general Jean-Claude Gallet, ha informado a la cadena BFM que un bombero ha resultado herido leve en las labores de extinción de las llamas en la emblemática catedral parisina.

El incendio en Notre Dame, cuyas causas investiga la Fiscalía, comenzó poco antes de las 19 (hora francesa) después del cierre al público. La canciller alemana, Angela Merkel, también ha lamentado el terrible incendio que ha consumido un "símbolo de Francia y de la cultura europea", mientras que el dirigente brasileño, Jair Bolsonaro, ha manifestado su "profundo pesar".